Consejos para resolver conflictos laborales

Conflictos laborales

Es muy común que en un entorno laboral se generen pequeñas diferencias dentro de las empresas, sus áreas y sus equipos de trabajo. Estas diferencias, si no se resuelven eficazmente, terminan en conflictos y provocan ambientes laborales negativos.

Muchas veces, las razones de los conflictos suelen ser la falta de comunicación.

A pesar de que los conflictos laborales sean bastante comunes, no hay que pasarlos por alto ya que pueden perjudicar enormemente el normal funcionamiento de la empresa.

Nos pareció oportuno hablar de este tema y darles algunos consejos para resolver estos conflictos de una forma sana que no interfiera con el clima laboral. Estos son nuestros 6 tips de hoy:

  1. Mantener la calma:

Hay que aceptar el problema y tratar de trabajar para encontrar una solución. No ignorarlos ni fingir que no existen. Eso solo generará más tensión y hará más grande el conflicto.

Todas las partes involucradas deberán saber que el conflicto debe ser resuelto de alguna u otra forma. No tomarlo como algo personal, tener presente que es un conflicto por temas laborales y nada más que eso.

  1. Ser claro:

Si el conflicto es un problema de mala comunicación o malos entendidos, trata de ponerte en “frío” y ser lo más claro posible al explicar tu punto de vista. Intenta entender a las otras partes y ponerte en su lugar. Muchas veces nos enfocamos solo en nuestra opinión y no nos permitimos escuchar la del resto.

Trata de ser lo más objetivo posible sobre el problema.

Si tienes algún problema con algún compañero específico, se claro y ve de frente. Evita los chismes y rumores entre colegas, eso solo empeorará las cosas.

  1. Ser abierto y escuchar:

Es muy importante mantener una escucha activa sobre lo que los otros tienen para decir. En las discusiones, generalmente solemos enceguecernos con nuestras opiniones e ignorar las de los otros. Trata de identificar la raíz del problema para descubrir cómo fue creado. Evita las descalificaciones a otros para que el ambiente no se vuelva más tenso de lo que está. Concentrarse en la solución del problema y dejar de buscar culpables o responsables.

Tratar de evitar interrupciones. Es muy común que, al escuchar al otro, te des cuenta de actitudes que hayas estado haciendo mal. Pero no te preocupes, estás a tiempo de corregirlas.

  1. Tratar de resolverlo tu mismo

Si puedes, intenta mostrar tus capacidades para resolver problemas y para actuar en ambientes tensos. Prueba hablar con las personas en privado y llegar a un acuerdo sin que pase a mayores.

En el caso de no poder resolverlo solo o que el conflicto sea muy grande, llama a alguien que sea neutral en la discusión y que pueda mediar entre ambas partes. Este puede ser un representante de recursos humanos. La tercera persona debe escuchar ambas partes del problema, tratar de proporcionar un ambiente apto para el entendimiento y la conciliación, y proponer una solución.

  1. Habla con las partes involucradas:

Lleva a cabo una negociación entre las partes para tratar de solucionar el problema y llegar a un acuerdo en el que todos estén contentos. Escucha todos los comentarios distintos que haya, y trata de llegar a una solución en conjunto.

  1. Llega a un acuerdo / solución:

Luego de realizar estos pasos, se debería poder llegar a una solución en la cual ambas partes queden conformes y que sirva de incentivo para el resto del equipo de trabajo.

En lo posible, determinar expectativas. Que cada una de las partes establezca qué aspectos espera que la otra cambie de la situación que ha generado el conflicto.

Muchas veces, de los conflictos salen cosas positivas. Una vez llegado a un acuerdo, se debe trabajar en la reconstrucción de la confianza y la relación. En el futuro, ya estarán preparados para enfrentar otra situación similar.

Por otro lado, se debe incentivar el buen ambiente laboral y los buenos tratos para que estos conflictos no vuelvan a ocurrir.

 

Saber manejar conflictos es una cualidad muy útil y valiosa dentro de una empresa, es por eso que todos deberíamos aprender a hacerlo. Lo ideal sería que haya una persona capacitada para estos casos.

Es casi imposible erradicar los conflictos en los ámbitos laborales, pero sí, podemos aprender a gestionarlos para que estos no atenten contra el buen clima laboral y la felicidad en el trabajo.

 

¡Contanos en los comentarios si estos consejos fueron de tu agrado!

Y vos.. ¿Tenés alguna otra técnica para resolver los conflictos laborales en tu empresa?

 

Un comentario de “Consejos para resolver conflictos laborales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.